Nacida y criada en Buenos Aires, Valiente ya descubrió de pequeña su amor por el escenario: Con ocho años se subía a las tablas por primera vez y no las ha abandonado desde entonces.

Si bien en su ciudad natal estaba enfocada principalmente en el teatro y la actuación, visitó también la escuela de teatro musical y completó su formación de manera privada con distintos profesores de canto. Es así que, en la ciudad del tango, ha trabajado no solo en cine y teatro, sino también en musicales y shows como cantante.

A fines del 2014 decide emigrar a Viena, Austria y cumplir uno de sus mayores sueños, al formar una banda con la que une sus tres grande pasiones: los oldies, la actuación y el humor.

Para lograr estar un poco más presente en la nueva ciudad, para poder acercarse un poco más a la gente, decide hacer música callejera. La casualidad así lo quiso, que la empresa de transporte vienesa decidiera lanzar un mes más tarde el proyecto “Estrellas del subte”: Luego de tres etapas de casting, logra ser parte de la primera selección de artistas que traen vida a las estaciones de subte más importantes de la ciudad.

Paralelamente a las “Estrellas del subte” se presenta con su banda en dos show diferentes: “El amor es un evergreen”, con música de los 50s y 60s presentada en un pícaro estilo vintage, y “Latina”, un show con oldies, que todos conocen y aman, pero reversionados en 17 ritmos latinoamericanos diferentes, para cantar y bailar. Si bien los dos shows son muy diferentes, tienen tres denominadores comunes: oldies, humor y un hilo conductor. Como actriz, Valiente no ofrece conciertos en el clásico sentido de la palabra sino shows, donde las canciones están unidas bajo un concepto, una historia.

En el verano del 2019 presenta su primer single, una cumbia argentina llamada “Unicornio”, la cual logra, por votación del público, ser declarada hit del verano 2020 en Radio Wien, la radio oficial de la ciudad de Viena.

Ya sea como actriz o como cantante, Valiente se siente en casa cuando está sobre las tablas. Y cuando uno la ve, uno ni si plantea por qué esta joven dama ama así los oldies, ya que se ve a simple vista, que ese amor viene de lo más profundo de su corazón. Explicación solo encuentra una: “Mi alma debe tener 80 años!”.